Los recortadores se exhiben en el Corre-de-bou de Cardona

  • 0

Los recortadores se exhiben en el Corre-de-bou de Cardona

Category : Sin categoría

En pleno corazón de la comarca barcelonesa de Bages y a los pies de un impresionante castillo construido en el año 886 por Guifré el Pilós (Wilfredo el velloso), que se rindió a Felipe V en 1714, se encuentra la localidad de Cardona.

Este pueblo es famoso por su espectáculo más antiguo, el “Corre-de-bou”, una fiesta que tiene sus orígenes en el siglo XV, surgida posiblemente de las fiestas caballerescas de la época y que se mantiene hasta la actualidad.

Las novedades de este año, la exhibición de recortadores

Ocho jóvenes -pero experimentados- participantes mostraron su destreza ante las vaquillas y se atrevían a desafiar al animal bajo la admiración y los aplausos del público.


Joan Serra, de 21 años y participante de este tradicional evento desde pequeño, quiso que la exhibición se convirtiese en un espectáculo plantando una silla en medio de la plaza, en la que se sentó para desafiar a la vaquilla.

El animal no lo dudó y corrió hacia donde estaba el cardonense. Cuando lo tuvo muy cerca, el joven mostró sus habilidades y en un movimiento ágil, más rápido que los cuernos del animal, logró esquivar a la vaquilla.

El precio a pagar por el atrevimiento fue una pequeña rozadura en la espalda de la dijo sentirse orgulloso.

Este año la tradicional fiesta ha querido rendir homenaje a los recortadores antes del acto principal, en la que decenas de personas esperarán las embestidas de la vaquilla para colgarse de una cuerda que los mantendrán a salvo.

Este evento previo es la novedad de este año. Algunos se ataron de las piernas y realizaban saltos vertiginosos escapando por milímetros de las astas del animal. Los aplausos y gritos del público eran la prueba del éxito del espectáculo.

La Cargolera, el evento más esperado

El evento principal de las fiestas cardonesas inicia cuando un voluntario se atreve a introducirse en la Cargolera, que es una cesta de mimbre que el toro zarandea y embiste mientras el público amaga las lances del toro colgándose de cuerdas dispuestas en las barras.

Estas características pintorescas, junto con la ausencia de violencia hacia el animal (no se permiten picarlo ni herirlo de ninguna forma) hacen único a este evento dentro del espectro de la tauromaquia española.

Al principio no había ningún voluntario que quisiera ponerse a dentro de este año, pero finalmente convencieron uno de los participantes, Toni Requena, para introducirse en el cesto.

El animal era grande y salió con mucha velocidad y no tuvo piedad con la Cargolera. El joven tuvo que pedir que lo sacaran de allí para que los demás participantes distrajeran el toro y poder extraerlo de la cesta.

El resto de la fiesta transcurrió sin incidentes graves. Todos los gremios de Cardona; los comerciantes, los cerrajeros en martorell, los agricultores y artesanos de la sal (una especialidad de la localidad) se reunieron en la tarde para un baile en la plaza del Mercado.

El día siguiente continuarían las fiestas con otro corre-de-bou y en la tarde se sacaría un toro de cartón para diversión de los más pequeños.


Suscríbete






Categorías

error: Content is protected !!